¿Qué significa la conducción eficiente?

Según la definición que nos ofrece Wikipedia sobre conducción eficiente: «Se denomina circulación vehicular eficiente o conducción eficiente al conducir un vehículo de motor con ciertas características con objeto de ganar en seguridad vial, comodidad o confort, y para reducir la contaminación acústica y atmosférica.» Por tanto, esta manera de circular es un modo respetuoso de conducir que implica cambiar una serie de hábitos que ya son comunes en muchos conductores.

¿Qué aspectos definen la conducción eficiente?

Según nos explica la Dirección General de Tráfico, el estilo de conducción influye en gran medida en el consumo de cualquier automóvil, determinadas costumbres aumentan el gasto en el combustible, incluso provocan el deterioro prematuro de los vehículos. El exceso de agentes contaminantes en la atmósfera es uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos en la actualidad. Las emisiones nocivas que provienen de los coches son las causantes del elevado porcentaje que tenemos de contaminación. El transporte utiliza mayoritariamente combustibles fósiles, los cuales producen elevadas emisiones de CO2. Este incremento provoca el llamado “efecto invernadero”. Por ser estas emisiones las causantes de un gran porcentaje de contaminación cada vez se le da más importancia a la conducción eficiente, a la fabricación de vehículos ecológicos y a la sensibilización de la población.

contaminación atmosférica

A continuación te indicamos una serie de aspectos que debes tener en cuenta si quieres llevar a cabo una conducción eficiente.

1. Arranque y puesta en marcha:

  • Arrancar el motor sin pisar el acelerador.conducción eficiente
  • En los motores de gasolina iniciar la marcha inmediatamente después del arranque.
  • En los motores diesel, esperar unos segundos antes de comenzar la marcha.

 

2. Primera marcha:

  • Usarla sólo para el inicio de la marcha; cambiar a 2ª a los 2 segundos o 6 metros aproximadamente.

3. Aceleración y cambios de marchas:

  • Según las revoluciones:
    • En los motores de gasolina: entre las 2.000 y 2.500 r/min
    • En los motores diesel: entre las 1.500 y 2.000 r/min
  • Según la velocidad:
    • 2ª marcha: a los 2 segundos o 6m
    • 3ª marcha: a partir de unos 30 km/h
    • 4ª marcha: a partir de unos 40 km/h
    • 5ª marcha: por encima de unos 50 km/h
  • Acelere tras la realización del cambio.

4. Utilización de las marchas:

  • Circular lo más posible en las marchas más largas y a bajas revoluciones.
  • Es preferible circular en marchas largas con el acelerador pisado en mayor medida que en marchas cortas con el acelerador menos pisado.
  • En ciudad, siempre que sea posible, utilizar la 4ª y 5ª marcha.
  • El coche consume menos en las marchas largas y a bajas revoluciones. Por ejemplo, un coche de pequeña cilindrada (1,2 litros), circulando a una velocidad de 60 km/h.
  • Con la 3ª marcha, consume 7,1 litros de gasolina,
  • En 4ª, 6,3 litros (un 11% menos),
  • Y, por último, en 5ª, sólo 6 litros (un 15% menos).

5. Velocidad de circulación:

  • Mantenerla lo más uniforme posible; buscar fluidez en la circulación, evitando los frenazos, aceleraciones y cambios de marchas innecesarios.
  • Moderarla: el consumo de carburante aumenta en función de la velocidad elevada al cuadrado. Un aumento de velocidad del 20% (pasar por ejemplo de 100 a 120 km/h), significa un aumento del 44% en el consumo (de 8l/100 km a 11,5l/100 km).

6. Deceleración:

  • Levantar el pie del acelerador y dejar rodar el vehículo con la marcha engranada en ese instante.
  • Frenar de forma suave con el pedal del freno.
  • Reducir de marcha lo más tarde posible, con especial atención en las bajadas.

7. Detención:

  • Siempre que la velocidad y el espacio lo permitan, detener el coche sin reducir previamente de marcha.

8. Paradas:

  • En paradas prolongadas (por encima de 60 segundos), es recomendable apagar el motor.

9. Anticipación y previsión:

  • Conducir siempre con una adecuada distancia de seguridad y un amplio campo de visión que permita ver 2 ó 3 vehículos por delante.
  • En el momento en que se detecte un obstáculo o una reducción de la velocidad de circulación en la vía, levantar el pie del acelerador para anticipar las siguientes maniobras.

10. Seguridad:

  • En la mayoría de las situaciones, aplicar las reglas de la conducción eficiente contribuye al aumento de la seguridad vial.
  • Pero obviamente existen circunstancias que requieren acciones específicas distintas, para que la seguridad no se vea afectada.

Además ¡Circulando en cualquier marcha, sin pisar el acelerador, y por encima de 1.500 r/min, o unos 20 km/h, el consumo es nulo!

Y para finalizar con nuestro artículo sobre conducción eficiente, te animamos a consultar a nuestros técnicos especialistas sobre el consumo de tu automóvil en Lucena en nuestro formulario de contacto.

 

 

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *